26 agosto 2008

hoy fui al médico...

un escrito nocturno de Mauro Cabral

"Hoy fui al médico. Fui al que atiende en una de las sucursales de mi obra social, la que queda más cerca de mi casa.

Llegar hasta su consultorio en el segundo piso fue una odisea.

Antes de pedir turno debía pagar la cuota de enero, pero el importe aumentó el último mes y el efectivo que llevaba conmigo no alcanzaba. Pensé en volver otro día, pero realmente necesitaba ver al médico hoy. Pregunté si podía pagar con la tarjeta de débito, me dijeron que sí, la pasé por la ventanilla, junto con mi documento. El señor del otro lado me preguntó de quién era la afiliación que intentaba pagar. Le respondí: mía. Me preguntó de quién era la tarjeta que intentaba usar: mía. ¿Y el documento? Mío. El señor me respondió que la titular de la cuenta debía venir en persona si pretendía pagar su afiliación, mientras me devolvía ambas cosas a través de la ventanilla. Soy yo, es la mía, le respondí, con el tono de quien dice y no dice la verdad… pero tratando de que sonara más a lo primero que a lo segundo." (...)

>> leer más en Aloe Fresa